La increíble vida de Walter Mitty

La increíble vida de Walter Mitty
(The secret life of Walter Mitty)

Director: Ben Stiller
Elenco: Ben Stiller, Kristen Wiig, Shirley MacLaine, Adam Scott, Sean Penn, Patton Oswalt, Kathryn Hahn
Género: Aventura
Duración: 114 min.
Clasificación: B
Año: 2013 
País: E.U.A.
Distribuidora: 20th Century Fox Film México
Estreno: 25 de diciembre

Sinopsis: 
Este Walter Mitty (Stiller), editor de fotografía de una revista, es un soñador moderno que toma unas habituales vacaciones mentales de su aburrida existencia, una vez que desaparece en un mundo de fantasías electrizadas por un heroísmo galante, un romance apasionado y victorias constantes sobre el peligro. Pero cuando Mitty y la compañera de trabajo que ama de manera secreta (Kristen Wiig) están en peligro de perder sus respectivos trabajos, Walter deberá de hacer lo inimaginable: tomar al toro por los cuernos —emprender un viaje mundial más extraordinario de lo que jamás haya podido soñar en su vida.

        Cartel                       


       Galería de fotos       








        Tráiler                      


        Breves                     

UN MITTY EN LA FAMLIA
El engranaje del material, director y actor fue especialmente vital para los productores de la película: John Goldwyn, Samuel Goldwyn Jr. —nieto e hijo respectivamente de Samuel Goldwyn, quien produjo la versión de 1947 de LA INCREIBLE VIDA DE WALTER MITTY, dirigida por Norman Z. McLeod— y Stuart Cornfeld, quien ha colaborado con Stiller en muchas de sus películas, incluyendo Zoolander y Tropic Thunder. 

Para los Goldwyn, LA INCREIBLE VIDA DE WALTER MITTY siempre ha sido parte de su historia familiar. “Mi abuelo fue, en todo sentido, un auténtico pionero de la industria cinematográfica; parte de un grupo de gente que quería contar historias de una manera diferente, de mostrarnos una visión de la vida de una forma en la que ninguna pintura, novela u obra de teatro pudiera haber representado jamás. Y en vista de que WALTER MITTY fue un gran éxito para él, queríamos ser parte de algo que estuviera a la altura de esa película”, explica John Goldwyn. “En 1947, diseñaron una historia de cine que realmente se despegaba de la fuente original, y la convirtieron en algo muy diferente, por lo que nosotros quisimos seguir esos pasos”.  

Samuel Goldwyn, Jr. añade: “Vimos la oportunidad de hacer algo nuevo y creativo con una historia que continúa repercutiendo en el mundo, y que valía la pena luchar por ella. Siempre he creído que las grandes películas comienzan con un gran escrito —y la historia de Thurber es tan prodigiosa que podrías tomar su personaje e ideas y tomar muchas direcciones distintas. La película de 1947 apelaba a aquellos tiempos, por lo que estábamos determinados en encontrar un guión y una propuesta que pudiera apelar de igual manera a nuestra época”.

Les llevaría muchos años y una misión quijotesca para obtener los derechos y desarrollar la película a través de una infinidad de encarnaciones. Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar cuando John Goldwyn conoció al escritor Steven Conrad, conocido por la destreza con la que ha escrito sus guiones, tales como The Pursuit Of Happyness, protagonizada por Will Smith, y The Weather Man, de Gore Verbinski.

Goldwyn recuerda: “Steve dijo, ‘Quiero hacer una película acerca de un hombre que para el mundo es alguien completamente anodino, pero que constantemente sueña con una vida mejor —y quien se percata que la única manera en la que podrá convertirse en el hombre que sabe que puede ser, es saliéndose de su cabeza y dando un paso a la vida. Se da cuenta que una vida descubierta es mejor que una vida imaginada’. Y le dije, ‘Tienes el trabajo. Eso es exactamente lo que necesitaba escuchar’”.  

Cuando el primer tratamiento de Conrad llegó, Goldwyn sintió de inmediato que no iba a ser tu comedia cotidiana común y corriente. “Era muy singular. No se parecía a nada que antes hubiéramos tenido. No tenía similitud alguna, en realidad, a la primera película, salvo la idea de que se trataba de alguien que soñaba despierto. Era tan original, que en realidad no había nada con que cotejarlo. Y todos estaban muy emocionados al respecto”. 

Esa emoción dio pie a un largo y sinuoso camino de encontrar al director adecuado. En algún momento durante ese trayecto, Ben Stiller se apareció para hablar originalmente acerca de interpretar el papel de Mitty. No obstante, desde el principio era evidente que albergaba una pasión por el material que llegaba a lo más profundo de su corazón.

“Ben había preparado una serie de notas que leí antes de haber llegado a la junta”, recuerda Goldwyn. “Y las notas eran, sin lugar a dudas, el mejor compendio que jamás había visto de lo que podía ser una película. En mi vida. La especificidad, la elocuencia, el cuidado bajo el cual estaba escrito, la claridad de pensamiento acerca de lo que podía ser el guión —era un documento sorprendente. Vi en sus notas una película que podía ser muy, muy distintiva”.

Goldwyn —quien era presidente de Paramount Pictures durante la producción de Zoolander, donde trabó amistad por primera vez con Stiller— fue a postularlo como director, a pesar de las preocupaciones logísticas que giraban en torno a que un hombre tomara los dos enormes trabajos de dirigir y protagonizar una película de semejante envergadura. La única cosa que nadie podía negar era la evidente e intensa pasión de Stiller por el proyecto.

“Ben tenía una visión genuina para esta película”, comenta Stuart Cornfeld. “Es una historia donde me parece que él sabía que podía divertirse mucho, pero también vio una auténtica belleza y poder en ella. Quería que la audiencia emprendiera un viaje con Walter Mitty, una vez que empieza a involucrarse con la vida y darse cuenta que es sorprendente, valiosa y mágica a su propia manera”.

Stiller estaba muy agradecido de tener a los Goldwyn de su lado. “Tienen una gran relación con la historia del proyecto, un gusto sorprendente y también mucha experiencia con todo el proceso”, comenta. “Esta película no embonaba en ningún género y sabíamos que se iba a requerir de mucha fe por parte del estudio para que tomara el riesgo. Le doy a los Goldwyn todo el crédito por haber conseguido esa confianza, ya que realmente creían en mí. Han sido grandes socios, me han brindado gran apoyo y fueron pieza fundamental en haber hecho que todo se volviera realidad”.

En cuanto a Cornfeld, Stiller dice: “Stuart y yo hemos estado trabajando juntos durante muchos años y hemos pasado por muchas tormentas juntos. Hemos realizado muchas películas en equipo, por lo que ya hemos desarrollado un lenguaje en común, que simplemente nos hace confiar mutuamente desde un punto de vista creativo. Nunca he conocido a alguien que analice mejor un guión que Stuart —siempre está haciendo preguntas y azuza de manera constante para hacerlo mejor, y mejor, y mejor. Y cuando estás haciendo una película de esta índole, donde te estás saliendo del molde, ese tipo de relación es verdaderamente invaluable”. 

Cornfeld estaba especialmente emocionado de ver a Stiller tener la oportunidad de expandir de manera simultánea su capacidad como actor y como director, al abordar un mundo con una imaginación visual desenfrenada. “Ben le aportó una visión muy sofisticada al proyecto”, concluye Cornfeld. “En el diseño visual del filme y en su actuación, ha creado algo impresionantemente dinámico —una experiencia que está llena de fantasía, pero que es una celebración de la vida real”.

Fuente: 20th Century Fox Film México

        Calificación             


Comentarios

Entradas populares de este blog

Minari

TECNOLOGIA

ENTRETENIMIENTO