ENTRETENIMIENTO

Foto: Pop Kinema

México pierde en Rusia 2018 y ¿su televisión también?

Por Daniel Flores 
Las emisiones televisivas sobre el Mundial Rusia 2018 han intentado ofrecer propuestas más inclinadas al análisis balompédico que al entretenimiento, éste último, protagonista desde hace cuatro justas futboleras, que hoy en día parece engendrarse no en comediantes, chicas sexys o reportajes de color, sino en los propios comentaristas, los encargados de informar las acciones de la justa que está por culminar.

Foto tomada de internet

Luego de que en 1986, durante el Mundial de México, José Ramón Fernández y su equipo de comentaristas, entre los que destacaban Raúl Orvañanos, Carlos Albert, Francisco Javier González, y el videoreportero, Óscar Cadena, revolucionaran la TV con "Los Protagonistas" por Imevisión, y tras la llegada del comediante, Andrés Bustamante, en el mismo programa, pero en 1988, teniendo como marco los Juegos Olímpicos de Seúl, Televisa, durante varias décadas único competidor, optó por copiar la misma tónica, con resultados menores tomando en cuenta su mayor nivel de producción y penetración.

Así, varias generaciones de televidentes apreciaron en "Los Protagonistas", de aquel entonces y hasta 2006, sesudas charlas futbolísticas, comandadas por el propio Fernández, moderando a César Luis Menotti, Jorge Valdano, Emilio Butragueño, Pelé, Rafael Puente, y a cualquier cantidad de figuras del deporte de las patadas, nacionales y extranjeras, que dictaban cátedra en cuestión de minutos.

A la par, "los Protagonistas" dieron rienda suelta a segmentos de humor, encargados a Bustamante y sus múltiples personajes, que marcaron época en la industria televisiva. Igualmente, gente como Víctor Trujillo, Ausencio Cruz o los "peluchegonistas" aderezaron la emisión con comedia de doble sentido, y ni qué decir de Silvana Galván o Mercedes García Ocejo, que mostraban al televidente el lado cultural del país sede, así como la juvenil presencia de Maggie Hegyi, reporteando notas de color.

Foto: clipziu

A inicios del nuevo siglo y ante la inminente derrota de Televisa, que de hecho nunca ha logrado consolidar una emisión como "Los Protagonistas" (ni de nombre siquiera), esta televisora optó por robarse el talento de los del Ajusco. De pronto, los programas especiales mundialistas de los de avenida Chapultepec contaban con el liderazgo del propio Orvañanos (quien nunca ha ocultado su ardiente odio contra José Ramón por el "maltrato" que éste le hizo padecer en Imevisión) y la comicidad bastante vulgar de Trujillo, aunada a la de Eugenio Derbez, que si bien hoy triunfa en Hollywood, jamás pudo hacerle sombra a Bustamante (aunque para ser justos, el buen Andrés, en materia cinematográfica, fracasó rotundamente con "El crimen del cácaro Gumaro", dejando a Derbez solo en el estrellato).

Con la llegada de la TV de cable y su necesidad por copiar los mismos formatos de la TV abierta, comentaristas como André Marín, Francisco Javier González, David Faitelson, Roberto Gómez Junco y otros tantos, abandonaron "Los Protagonistas", tratando de imitar la escuela de Fernández con escaso éxito. De todos, el caso más ridículo es el de Francisco Javier, quien en el pináculo del éxito de "Los Protagonistas", en la primera década del 2000, decidió irse a Televisa Radio, llorando incluso ante las cámaras en su última emisión del que se había convertido en un programa diario vespertino sobre análisis deportivo. Aquella ocasión, González juró y perjuró que nunca estaría a cuadro en Televisa Deportes en honor a sus compañeros, reconociendo que esa partida "rompería" el balance en materia de competencia que había entre Televisa y TV Azteca.

Hoy, en Rusia, González se olvidó de sus promesas, terminó no sólo siendo un imitador más, también, el director de Deportes en TV abierta de los "televisos", tratando de competir ya no contra el apodado, "Joserra", sino frente a un grupo de comentaristas tornados en comediantes, llámese Luis García, Christian Martinoli, el "impresionanti" Zague, Antonio Rosique y otros tantos que no sólo narran, comentan o analizan, también cantan, declaman, bailan, hacen comedia física al estilo de Buster Keaton y se engolosinan con el sonido de sus propias voces y ridiculeces.

Foto tomada de internet

Ya no son necesarios ni Bustamente ni Derbez, ahora el comentarista es también actor. En la competencia, el siempre serio, Antonio de Valdéz, se tornó en el patiño de una mano parlante, a la par que legendarios futbolistas mexicanos como "Kikin" Fonseca y Oswaldo Sánchez también le entran a la juerga desaforada, bobalicona y sin sentido de estas emisiones que, como "La carabina de Ambrosio" se han convertido en un show cómico, mágico, musical.

Por su parte, ESPN y Fox, si bien ofrecen mayor análisis en Rusia 2018, tampoco lucen muy imparciales, máxime que, para interesar al público, ejecutan acalorados debates en los que los comentaristas son capaces de tomar una postura radicalmente opuesta a la del día anterior. Así, Faitelson se cambia de camiseta según le convenga. La autenticidad se pierde y sobre todo, la objetividad. José Ramón Fernández, en la empresa de Disney, ha perdido su dignidad periodística, ya que en "Futbol Picante", edición mundialista, insertó algunas entrevistas grabadas a diversas personalidades ajenas al futbol, como los cuestionados Ciro Gómez Leyva, Felipe Calderón, Adela Micha y otros tantos que "Joserra" no toleraba públicamente, incluso, verlo dialogar con su enemigo acérrimo, Hugo Sánchez, es por demás de risa loca, y ¿qué no se odiaban a muerte Hugo y Tomás Boy desde México 86 en el que Boy se negó a darle el gafete de capitán al Pentapichici? Ahora se defienden a capa y espada de los "ataques" de Fernández y Faitelson como grandes amigos.

Foto: ESPN

Quizá, lo más divertido sucede en Fox Sports, entre Marín, Daniel Alberto Brailovsky y Alberto García Aspe, con un estilo similar a los de ESPN, salvo que el ex jugador de los Pumas explota de verdad, justo como cuando era futbolista, dando cierta verosimilitud a sus comentarios, sin embargo, este grupo se torna monótono, ya que poco sorprenden con sus acotaciones, similares a las que hacen sobre la liga mexicana, al son de gritos y mentadas de madre.

Además de la objetividad, desaparecieron las "veintemil" chicas en minifalda en Rusia 2018. Tras el despido de José Ramón Fernández de TV Azteca luego del Mundial Alemania 2006, las versiones posteriores de los especiales deportivos se inundaron de atractivas mujeres como Inés Sainz, Inés Gómez Mont, Marisol González, Vanessa Huppenkothen, Greta Rojas, Aline Arnot, Monserrat Oliver y muchas más que lucían sus encantos, convirtiendo los programas de análisis en certámenes de belleza.

Rusia 2018 ha sido más recatado en cuestión del sex appeal de las presentadoras. Las de TV Azteca, Tania Rincón, Renata Ibarrarán, Patricia López de la Cerda y la propia Sainz, están más tapadas, mientras que en Televisa, apostaron por los conocimientos de Adriana Monsalve y Lucía Villalón, la experiencia de Oliver y el atractivo visual de Irina Baeva, una rusa-mexicana chaparrita, que cada que sale a las calles de Moscú para reportear, es opacada por la espectacularidad de las mujeres de ese país, mucho más altas que la rubia de Televisa. Mención aparte merecen Carolina Padrón de ESPN y Marion Reimers de Fox, quienes poseen un alto nivel analítico a diferencia de las conductoras ya referidas, dejando en claro que el periodismo deportivo ha dejado de ser un nido de machos.

Foto: FOX Sport

En este caldo de cultivo en el que casi todas las emisiones se tornaron en falsos debates, las voces críticas parecen apagarse. Según convenía, hasta los más acérrimos enemigos del trabajo del todavía director técnico nacional, Juan Carlos Osorio, se tornaban en porristas, como sucedió con David Faitelson o Enrique Bermúdez, provocando la nostalgia de "Los Protagonistas" originales, aquellos que combatían contra Televisa, los que destaparon la cloaca de los "cachirules", los que ingeniaron otras formas de hacer televisión y trajeron un cambio en la competencia.

De verdad amigos millennials y de la Generación Z, si hubo una vez en que existió una auténtica y mordaz crítica al futbol, no comentaristas-poetas o comentaristas-comediantes. Ojalá, para quienes gozamos de aquellos duelos verbales de alto calibre y un humor inteligente, las nuevas descendencias retomen la investigación y la preparación constante como herramientas esenciales de la comunicación. Por lo pronto, esperemos que Andrés Bustamante y José Ramón Fernández cumplan lo prometido, y en el último programa de "Futbol Picante" versión Rusia 2018, el "Hooligan" reaparezca y acabe con todo lo malo de estos atroces resúmenes.

Foto tomada de internet

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tentaciones Prohibidas

Amantes de 5 a 7

CINE