LIBROS


MEXICOLAND es perfecto, lo mejor de México en un solo lugar: 
historia, música y comida. Lo malo es que todo es falso. 


Cuauhtémoc Rojo es un joven de dieciséis años que vive en el México del futuro, un lugar duro, complicado y lleno de carencias, pero al menos es la “mejor” parte: sin crimen, y no son los Territorios Perdidos que están detrás del larguísimo muro, un sitio peligroso, el viejo México devorado por la ingobernabilidad, los carteles y corrupción. En México Nuevo (cuya extensión es una tercera parte de lo que era el país) las reglas son muy severas, pero todos las respetan porque los crímenes se pagan con el destierro. Todo está controlado: número de hijos, temas de libros, no hay acceso a Internet y hasta la cantidad de alcohol que se puede consumir semanalmente está regulada.

Un día, el muchacho recibe la noticia de que sus padres perecieron en un raro accidente, y es adoptado por sus tíos, quienes viven del otro lado de la ciudad (Mexbla, una gris mancha urbana que comienza en la vieja ciudad de México y termina en Puebla). Sus tíos sólo lo van a meter en problemas. Cuauhtémoc pasa a la Oficina de Menores Infractores, un centro tutelar para reeducar jóvenes mediante trabajos forzados. Ahí conocerá a quien será su mejor amigo, Francisco, y deberá ingeniárselas para no ser asesinado por los otros chicos. Luego de varios trabajos, el muchacho conseguirá que una empresa lo adopte, y será en la mejor parte de México Nuevo, el distrito turístico donde viven los descendientes de los fundadores del nuevo país, un sitio ordenado y en supuesta paz.

Justo ahí está por abrirse un enorme parque temático llamado Mexicoland, que busca retomar los orígenes de México, aunque modificado para el turismo internacional de lujo. Ahí termina Cuauhtémoc, prácticamente como esclavo. En ese lugar encontrará el amor (uno prohibido, por haberse fijado en la descendiente de un fundador) y también se enterará de un terrible secreto sobre sus padres y del país que presumía ser tan justo. En esa sociedad, nada es lo que parece.



Jaime Alfonso Sandoval es ya un referente en la literatura juvenil en México; en dos décadas de trabajo ha publicado una veintena de obras. Ganador de importantes premios nacionales y reconocimientos internacionales, ha sido miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA y sus libros se han traducido al francés y holandés, entre otros idiomas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tentaciones Prohibidas

En El Nombre De Mi Hija

Amantes de 5 a 7